A partir del día 1 de diciembre 2015 entra en vigor parte del real decreto 625/2014, estableciendo cuatro posibles situacíones en los casos de incapacidad temporal, a la hora de emitir el personal sanitario el correspondiente parte médico.

Entre los cambios que se prevén, está que el médico tendrá que determinar desde el primer día cuánto va a durar una baja, quedando dichas bajas agrupadas ahora en cuatro tipos, en función de la dolencia del paciente y del tiempo que el facultativo estime oportuno que deberá quedarse en casa.

También cambia la frecuencia con la que el trabajador debe acudir a su médico de cabecera para que le renueve la baja. Hasta ahora, debía acudir a consulta una vez a la semana, pero a partir del 1 de diciembre, esto será distinto.

Si la baja es de cinco días naturales o menos, el paciente no tiene que acudir a renovar su baja en ningún momento, puesto que el parte de alta y baja se realizará en el mismo acto médico.

Cuando la baja oscile entre loscinco y treinta días, el primer parte de confirmación se realizará a los siete días y los siguientes cada dos semanas.

Para los enfermos cuyo médico establezca una bajaentre los 30 y 60 días naturales, el primer parte será los siete días y los siguientes cada 28.

Por último, para las bajas de 61 días o más, el primero se renovará a los 14 días y los posteriores cada 35.